Cómo funciona el camuflaje animal

En la naturaleza, cada ventaja aumenta las posibilidades de supervivencia de un animal y, por lo tanto, sus posibilidades de reproducción. Este simple hecho ha provocado, que las especies animales desarrollen una serie de adaptaciones especiales al medio (camuflaje animal), que les ayudan a encontrar alimento y evitar que se conviertan en ello. Una de las adaptaciones más extendidas y variadas es el camuflaje. Esto se trata de la capacidad natural de un animal para esconderse ante depredadores y presas.

Pulpo camuflaje
Este pulpo apenas se distingue de su entorno gracias a sus colores.

En este artículo, veremos cómo los animales se mimetizan con su entorno para que otros los pasen por alto. Vamos a ver a unos cuantos expertos de la ocultación que pueden modificar su aspecto con un cambio en concordancia al de su entorno. Además de estos expertos en la mimetización, veremos algunos animales que no se ocultan en absoluto, sino que pasan inadvertidos para los depredadores, disfrazándose de algo peligroso o poco interesante para este.

Adaptación de los colores

La mayoría de las especies animales del mundo han desarrollado algún tipo de camuflaje natural que les ayuda a encontrar comida y evitar los ataques. La naturaleza específica de este

camuflaje varía considerablemente de una especie a otra.

Hay varios factores que determinan qué tipo de camuflaje desarrolla una especie:

    • El camuflaje se desarrolla de manera diferente dependiendo de la fisiología y el comportamiento de un animal. Por ejemplo, un animal con pelo desarrollará un camuflaje diferente al de un animal con escamas, y un animal que nada en grandes cardúmenes bajo el agua desarrollará un camuflaje diferente al que se balancea solo entre los árboles.
    • El entorno de un animal es a menudo el factor más importante en la apariencia del camuflaje. La técnica de camuflaje más sencilla es que se adapte al “fondo” de su entorno. En este caso, los diversos elementos del hábitat natural pueden ser referidos como el modelo para el camuflaje.
  • Dado que el objetivo final del camuflaje es esconderse de otros animales, la fisiología y el comportamiento de los depredadores o presas de un animal es muy importante. Un animal no desarrollará ningún camuflaje que no le ayude a sobrevivir, así que no todos los animales se mezclan con su entorno de la misma manera. Por ejemplo, no tiene sentido que un animal replique el color de su entorno si su depredador principal es daltónico.

Para la mayoría de los animales, la “mezcla” es el método más eficaz. Puedes ver este tipo de camuflaje en todas partes. Los ciervos, ardillas, erizos y muchos otros animales tienen colores parduscos, de “tono tierra” que coinciden con el marrón de los árboles y el suelo a nivel del suelo del bosque. Los tiburones, delfines y muchas otras criaturas marinas tienen un color azul grisáceo, que les ayuda a mezclarse con la luz suave bajo el agua.

Guepardo camuflaje
El guepardo posee un pelaje moteado que le permite ocultarse en la naturaleza y conseguir jugar con el factor sorpresa a la hora de cazar.

Hay dos maneras en que los animales producen diferentes colores:

    • Los biocromos, que son pigmentos naturales microscópicos en el cuerpo de un animal, producen colores químicamente. Su composición química es tal que absorben algunos colores de luz y reflejan otros. El color aparente de un pigmento es una combinación de todas las longitudes de onda de luz visibles que son reflejadas por ese pigmento.
  • Los animales también pueden producir colores a través de estructuras físicas microscópicas. Esencialmente, estas estructuras actúan como prismas, refractando y dispersando la luz visible para que se refleje una cierta combinación de colores. Los osos polares, por ejemplo, en realidad tienen la piel negra pero parecen blancos porque tienen pelos translúcidos. Cuando la luz brilla sobre los cabellos, cada cabello los dobla un poco. Esto hace rebotar la luz alrededor para que parte de ella llegue a la superficie de la piel y el resto se desvía hacia afuera, produciendo una coloración blanca. En algunos animales, los dos tipos de coloración se combinan. Por ejemplo, los reptiles, anfibios y peces con coloración verde típicamente tienen una capa de piel con pigmento amarillo y una capa de piel que dispersa la luz para reflejar un color azul. Combinadas, estas capas de piel producen verde.

La coloración física y química se determina genéticamente; se transmiten de padres a hijos. Una especie desarrolla la coloración de camuflaje gradualmente, a través del proceso de selección natural. En la naturaleza, es más probable que los depredadores pasen por alto a un animal individual que se acerque más a su entorno, por lo que vive más tiempo. En consecuencia, el animal que se adapta a su entorno tiene más probabilidades de producir descendencia que un animal que no se adapta. Los hijos del camuflador probablemente heredarán la misma coloración, y también vivirán lo suficiente como para transmitirla. De esta manera, la especie en su conjunto desarrolla una coloración ideal para la supervivencia en su entorno.
El medio de coloración depende de la fisiología del animal. En la mayoría de los mamíferos, la coloración del camuflaje está en la piel, ya que ésta es la capa más externa del cuerpo. En el caso de los reptiles, anfibios y peces, está en las escamas; en aves está en las plumas; y en insectos es parte del exoesqueleto. La estructura real de la cubierta exterior también puede evolucionar para crear un mejor camuflaje. En las ardillas, por ejemplo, el pelo es bastante áspero y desigual, por lo que se asemeja a la textura del árbol.Muchos insectos tienen una cáscara que reproduce la suave textura de las hojas.
La coloración camuflada es muy común en la naturaleza, se ve hasta cierto punto en la mayoría de las especies. Pero es mucho menos común, que un animal pueda cambiar su coloración para adaptarse a un entorno cambiante. En la siguiente sección, veremos algunos de los animales que usan este tipo de camuflaje adaptativo.

Cambio de color de los animales

Es bien sabido, que la forma más básica de camuflaje, es una coloración del pelaje que coincida con el entorno del animal. Por supuesto, su hábitat puede cambiar de vez en cuando. Muchos animales han desarrollado adaptaciones especiales que les permiten cambiar su coloración a medida que su entorno cambia.
Uno de los mayores cambios en el entorno de un animal ocurre con el cambio de estaciones. En primavera y verano, el hábitat de un mamífero puede estar lleno de verdes y marrones, mientras que en otoño e invierno, todo puede estar cubierto de nieve. Mientras que la coloración marrón es perfecta para un ambiente boscoso de verano, hace que un animal sea una presa fácil sobre un fondo blanco. Muchos pájaros y mamíferos hacen uso de esto, produciendo diferentes colores de piel o plumas dependiendo de la época del año. En la mayoría de los casos, los cambios en la cantidad de luz natural o en la temperatura provocan una reacción hormonal en el animal que hace que produzca diferentes biocromos.

Las plumas y el pelo de los animales son como el pelo y las uñas de los seres humanos, en realidad son tejido muerto. Están unidos al animal, pero como no están vivos, el animal no puede hacer nada para alterar su composición. Por consiguiente, un ave o un mamífero tiene que producir una nueva capa de piel o plumas para poder cambiar de color. En muchos reptiles, anfibios y peces, por otro lado, la coloración está determinada por los biocromos de las células vivas. Los biocromos pueden estar en las células de la superficie de la piel o en las células a niveles más profundos. Estas células de nivel más profundo se llaman cromatóforos.

Algunos animales, como varias especies de sepias, pueden manipular sus cromatóforos para cambiar el color general de su piel. Estos animales tienen una colección de cromatóforos, cada uno de los cuales contiene un solo pigmento. Un cromatóforo individual está rodeado por un músculo circular que puede contraerse y expandirse. Cuando la sepia contrae el músculo, todo el pigmento se exprime hasta la parte superior del cromatóforo. En la parte superior, la célula se aplana en un disco ancho. Cuando el músculo se relaja, la célula vuelve a su forma natural de una masa relativamente pequeña. Esta mancha es mucho más difícil de ver que el disco ancho de la celda constreñida. Al estrechar todos los cromatóforos con un determinado pigmento y relajar todos los cromatóforos con otros pigmentos, el animal puede cambiar el color general de su cuerpo.
Las sepias con esta habilidad pueden generar una amplia gama de colores y muchos patrones interesantes. Percibiendo el color de un telón de fondo y apretando la combinación correcta de cromatóforos, el animal puede mezclarse con todo tipo de entornos. La sepia también puede utilizar esta capacidad para comunicarse entre sí. El cambiador de color más famoso, el camaleón, altera el color de su piel utilizando un mecanismo similar, pero generalmente no con fines de camuflaje. Los camaleones tienden a cambiar el color de su piel cuando su estado de ánimo cambia, no cuando se mueven a un entorno diferente.
Algunas especies animales realmente cambian los pigmentos que hay en su piel. Los nudibranquios (una pequeña criatura marina) cambian su coloración alterando su dieta. Cuando un nudibranquio se alimenta de un tipo particular de coral, su cuerpo deposita los pigmentos de ese coral en la piel y en las extensiones externas de los intestinos. Los pigmentos se muestran y el animal se vuelve del mismo color que el coral. Dado que el coral no es sólo el alimento de la criatura, sino también su hábitat, la coloración es un camuflaje animal perfecto. Cuando la criatura pasa a un trozo de coral de diferente color, el color de su cuerpo cambia con la nueva fuente de alimento. Del mismo modo, algunas especies de parásitos, como la platija, adquirirán el color de su huésped, que también es su hogar.
Muchas especies de peces producen gradualmente diferentes pigmentos sin cambiar su dieta. Esto funciona algo así como la muda estacional en mamíferos y aves. Cuando el pez cambia de ambiente, recibe señales visuales de un nuevo modelo circundante. Con base en este estímulo, comienza a liberar hormonas que cambian la forma en que su cuerpo produce los pigmentos. Con el tiempo, el color de los peces cambia para adaptarse al nuevo entorno.

Según van cambiando las estaciones del año, el pelaje del zorro ártico lo hace con él. En las estaciones más cálidas poseen un pelaje oscuro, que hace juego con el tono marrón de su entorno. En los meses más gélidos, se vuelve blanco, para que coincida con la nieve que le rodea.

La clave del camuflaje animal

Además de la coloración de fondo, muchos animales tienen diseños distintivos en sus cuerpos que sirven para ocultarlos. Estos diseños, que pueden ser manchas, rayas o un grupo de parches, pueden ayudar al animal de un par de maneras. En primer lugar, pueden coincidir con el patrón de “el modelo”, el fondo del entorno del animal. Por ejemplo, los animales que habitan en áreas con césped alto y vertical a menudo tienen rayas largas y verticales. Segundo, pueden servir como interrupciones visuales. Por lo general, los patrones se colocan “fuera de línea” con los contornos del cuerpo. Es decir, el patrón parece ser un diseño separado sobrepuesto encima del animal. Esto hace que sea difícil para el depredador tener una idea clara de dónde comienza y dónde termina el animal, ya que el patrón en el cuerpo parece correr en todas direcciones.
Esta coloración perturbadora es particularmente efectiva cuando se agrupan animales de una especie. Para un león, una manada de cebras no parece un montón de animales individuales, sino más bien una gran masa de rayas. Las rayas verticales parecen correr juntas, lo que dificulta que un león aceche y ataque a una cebra específica. Las rayas también pueden ayudar a una sola cebra a esconderse en áreas de hierba alta. Ya que los leones son daltónicos, no importa que la cebra y el ambiente circundante sean de colores completamente diferentes.

Muchas especies de peces están igualmente camufladas. Sus rayas verticales pueden ser de colores brillantes, lo que los hace destacar frente a los depredadores, pero cuando nadan en grandes escuelas, todas sus rayas se unen. Este confuso espectáculo da a los depredadores la impresión de una gran mancha nadadora.
Generalmente, este tipo de camuflaje no esconde la presencia de un animal, sino que simplemente lo tergiversa. Una táctica de camuflaje relacionada es que un animal tome la apariencia de algún otro objeto. Uno de los ejemplos más famosos de este tipo de impresionistas es el bastón, un insecto que parece una rama ordinaria. Un depredador puede distinguir fácilmente un bastón de su entorno, pero el depredador piensa que es sólo un bastón, por lo que lo ignora. También se puede ver este tipo de camuflaje en algunas especies de katydid, que han evolucionado hasta parecerse a las hojas de los árboles.
Otros animales utilizan un tipo de mimetismo más agresivo. Varias especies de polillas han desarrollado diseños llamativos en sus alas que se asemejan a los ojos de un animal más grande. La parte posterior de la oruga de la polilla del halcón parece una cabeza de serpiente, un aspecto aterrador para la mayoría de los depredadores con los que se encontraría la polilla. Una variación más simple de esta adaptación es la simple imitación del color. En muchos ecosistemas, los animales venenosos más pequeños desarrollan una coloración brillante – los depredadores aprenden a mantenerse alejados de estos colores, para que no se les llene la boca de veneno. Con el tiempo, otras especies no venenosas pueden desarrollar la misma coloración, aprovechando la fea reputación de la especie venenosa.
El mimetismo es un enfoque diferente al camuflaje ordinario, pero trabaja hacia el mismo fin. Al desarrollar una cierta apariencia, una especie animal se convierte en un blanco más difícil para los depredadores y en un cazador furtivo para las presas. En diferentes zonas del mundo, verás todo tipo de variaciones y combinaciones sobre los elementos básicos del camuflaje. A medida que las especies animales evolucionan, se ponen cada vez más en sintonía con su entorno. A menudo, este tipo de adaptaciones son herramientas de supervivencia más efectivas que las armas de defensa más agresivas de un animal (dientes, garras, picos). Después de todo, es preferible ser completamente pasado por alto por un depredador que tener que luchar.


Si estás interesado en el apasionante mundo del camuflaje y deseas ver más. ¡No dudes en echar un vistazo por nuestra tienda y encontrar lo que estás buscando! TodoCamuflaje.com tu web especializada.